Reseña | The Amazing Spider-Man

Titulo: The Amazing Spider-Man.

Distribuidora: Columbia Pictures.

Director: Marc Webb.

Actores: Andrew Garfield, Emma Stone, Rhys Ifans, Martin Sheen, Sally Field y Denis Leary.

Duración: 136 min.

Lo Bueno: La historia, fotografía, la animación y el Score.

Lo Malo: Los tiempos muertos y situaciones forzadas.

En una época donde las adaptaciones de superhéroes están en pleno apogeo, Sony Pictures decide lanzar un reboot (reinicio) a la saga del arácnido preferido de todos, recordemos que la trilogía original fue dirigida por Sam Raimi y protagonizada por Tobey Maguire y Kirsten Dunst, en los papeles de Peter Parker y Mary Jane Watson respectivamente. Los tiempos han cambiado y en esta ocasión la trama “original” fue cambiada para dar paso a otra que muy pocos conocen.

En primera instancia se nos presenta a Richard Parker (Campbell Scott) y Mary Parker (Embeth Davidtz) dejando Peter (Max Charles) en casa de sus tíos Ben (Martin Sheen) y Mary (Sally Field), el pequeño no entiende porque sus padres están tan preocupados y debe quedarse con sus tíos, crece creyendo haber sido abandonado, sentimiento que es arraigado hasta la adolescencia cuando encuentra un maletín con documentos del proyecto en el cual sus padres estaban implicados.

El joven Peter (Andrew Garfield) no ha tenido una vida fácil ya que es al que todos ignoran y solo lo buscan por sus talentos para la fotografía, además de que es molestado por los más fuertes de la escuela, un día mientras defiende a un estudiante de Flash Thompson (Chris Zylka) y recibe una paliza es visto por Gwen Stacy (Emma Stone) quien se preocupa y comienza a tratarlo de forma diferente.

Mientras revisa los documentos de sus padres encuentra que el genetista Curt Connors (Rhys Ifans) había trabajado junto a ellos en un proyecto de cruza de especies, así que decide buscarlo, para su buena suerte lo localiza rápido ya que trabaja para la corporación Osborn, pero eso no es todo resulta ser el mentor de Gwen. Los orígenes del arácnido son iguales en esencia, la picadura de una araña hace que nuestro héroe adquiera las habilidades de esta, pero las implicaciones de cómo ve la vida después de que un suceso trágico detone su deseo de ayudar son muy diferentes a los de la saga original.

Básicamente esos serian los inicios de la historia, la narrativa es buena pero cae por algunos tropiezos ya que tiene algunos tiempos muertos, dichas secuencias pudieron ser aprovechadas de mejor manera aportando mucha mayor soltura a la historia mostrada, la historia conserva sus orígenes elementales pero se toman elementos de otros universos, cosa que podría confundir a parte del público.

El guion escrito por James Vanderbilt, Alvin Sargent y Steve Kloves goza de aportarle a casi todos los personajes su protagónico en pantalla, sin embargo en algunos de ellos no se imprime el espíritu que se espera de ellos, un ejemplo claro es el Tío Ben, Martin Sheen es un buen actor sin embargo el personaje escrito no le ayuda mucho además de que tiene poca aparición en la cinta.

Los protagonistas Andrew Garfield y Emma Stone resultan bastante carismáticos en pantalla, además de que se nota la química, Garfield sin duda le aporta un impacto mucho más humano al personaje cosa que Tobey Maguire no pudo hacer en las tres películas originales, ya que muchas de las veces se quedaba corto en su interpretación. Rhys Ifans quien funge como el doctor/lagarto hace un trabajo medianamente bueno, ya que por momentos pierde credibilidad en su interpretación, cosa que hubiera ayudado mucho más con el conflicto principal. La participación de Denis Leary (Capitan Stacy) como el padre de Gwen resulta ser cómica en la mayor parte de la cinta sin embargo en los momentos finales se ve el verdadero trabajo del personaje dentro de la historia.

La fotografía realizada por John Schwartzman aporta una crudeza mucho más real durante las batallas, además de que en las escenas dramáticas dota de la atmosfera necesaria para impactar al espectador, pero la paleta de colores hubiera aportado mucho más si esta no estuviera basada en todos oscuros, la música (Score) creada por James Horner es buena sin embargo habrá partes en la película donde se pierde por completo, aun así destaca y hace su cometido. El nuevo traje así del arácnido así como todo el vestuario se lo debemos a Kym Barrett, puede que el nuevo look del héroe no guste a muchos debemos decir que luce bastante bien en las secuencias de acción.

The Amazing Spider-Man viéndose en un marco general es buena, sin embargo los tropiezos con la narrativa y situaciones algo forzadas podrían cambiar la opinión del espectador, además está el hecho de que para la mayor parte del público aun está demasiado fresca la trilogía original como para hacer un reboot, pero no todo es malo ya que se hace un héroe tridimensional mucho más humano, haciendo que el espectador se sienta identificado y se cree la empatía hacia con él. Recomendada para los más pequeños y para aquellos que tengan un criterio mucho más amplio para los reboots, el cameo de Stan Lee dentro de la película es el mejor y más gracioso hasta el momento, como nota hay una escena post créditos que da pistas sobre el siguiente villano.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s